¿Por qué iniciamos esto? – Medicina Germánica en México

¿Por qué iniciamos esto?

Comenzamos este viaje para invitarte a adentrarte en el que pudiera ser el más grande descubrimiento que el ser humano haya logrado en toda la historia de la Medicina.

Desde mi personal y neófita perspectiva, como enfermo o paciente; al estar en búsuqueda de una solución para mis enfermedades y habiéndo pasado por las manos de médicos alópatas, homeopatas y practicantes de “medicinas alternativas” como la terapia de par bio magnético y medicina tradicional china, fuí muy afortunado al “toparme”

Camino
con un foro en el cual se había transcrito una conferencia de uno de los médicos que aprendieron esta verdadera ciencia de boca del mismo Dr.Hamer, y digo “toparme” pues habiendo tantos blogs, tantos foros y tantas páginas con información sobre salud, todos ellos clamando tener “la verdad verdadera”, fué gratificante escuchar algo que por primera vez hacía en mi un “click”, una llamada al interior de mi pensamiento que me decía “esto debe ser verdad”, y es lo que generalmente escucho de las personas a quienes les comento acerca de las Leyes de La Medicina Germánica cuando me responden: “Me parece muy lógico lo que comentas”, tal y como si pudieramos reconocer con nuestro espíritu interior lo que sucede entre nuestras entrañas; como si tuviéramos un hermano gemelo al cual nos presentan revelándonos por primera vez que el existe y sin dudar lo reconocieramos como tal por ser idéntico a uno.

Deben saber sin embargo, que más alegría me causó el leer en los artículos que encontraba por primera vez que los descubrimientos o estadísticas de los estudios de un hombre de ciencia médica daban como resultado porcentajes de coincidencia del 100% y no escuetos 35% o 40% que generalmente escuchamos en las noticias cuando nos dicen que cierta universidad de un lugar que ni siquiera conocemos se puso a contar cuantos enfermos coincidían con ciertas cosas que se habían comido o untado o que les había pasado, como si fueran suficientes para determinar tosudamente que “lo más probable” es que esta enfermedad pudiera ser por tal o cual situación, cosa realizada o comida.

Así pues, me dispuse a buscar por cielo, mar y tierra un médico preparado en la Nueva Medicina Germánica para que pudiera desenmarañar los sucesos de mi vida e indicarme cual o cuales conflictos biológicos pudieran haber sido los que me habían puesto la vida de cabeza.

¡Sorpresa! En mi ciudad no existía ninguno.

¡Como es posible! No me parecía nada motivante el saber que tendria que regresar a los métodos y sustancias de las anteriores terapias médicas que había recibido. andar cargando chochos que no me ayudaban sustancialmente, el estar dejándome picar por agujas que “corregían” por algunos días mis dolencias, pero después todo volvía a estar como antes (no sabía que lo único que se logra es alargar la vagotonía o regresarme a la fase simpaticotónica explicada en la segunda ley), o en haberme sometido a la aplicación de imanes por terapeutas (lo que contradice la cuarta ley, pues solo se está bombardeando la solución), y posteriormente haberme enrolado en el aprendizage del manejo de los imanes para jugar al gato y al ratón con los pares bio magnéticos en ciertos lugares de mi cuerpo para que al final todo regresara a donde inicialmente estaba. No me agradaba para nada.

¿Que a ti si te funcionan estas terapias?

Pues cuando yo tenía enfermedades leves y comunes también pensaba que me funcionaban, pero al conocer la ley del carácter bifásico de las “enfermedades” (que no son enfermedades, sino programas biologicos) y que generalmente las dolencias llegan cuando ya te estás curando (en la mayoría de los casos), me di cuenta de que la humanidad ha estado herrada y que cuando ya te duele es por que ya estás casi del otro lado, en plena fase de curación. También ahora, cuando escucho “testimonios” de que enfermos de cáncer se negaron a la quimio para ponerse en manos de terapeutas de par biomagnético “se sanan” por la acción de los imanes, pienso dentro de mi: Si supieran que era por que ya estaban en etapa de curación. Bueno, al menos los imanes sirvieron para disuadirlos de elegir a la mortífera quimio terapia, que solo detiene el proceso de curación elaborado por el cerebro, además de debastar al organismo completo y que ese proceso se reinicia en cuanto termina la quimio terapia, si es que el conflicto no ha sido resuelto del todo.

El siguiente paso era buscar algún médico por medio de foros. Tuve la respuesta de uno de fuera de México. “Yo puedo ayudarte” me dijo. Anota mi cuenta de Skype.

Me preparé en repasar mi historia médica. Me conecté desde mi casa e iniciamos la consulta. Le comencé a platicar mis padecimientos: “Tengo un dolor en el hígado, siento como si tuviera dentro una naranja que se me quisiera salir por debajo de las costillas. Me he puesto imanes y revelan que tengo algunas bacterias patógenas en mi hígado”. Al menos debo reconocer que la terapia de par bio magnético me ayudó a saber que había bichos en ese órgano, más está errada en querer quitar los gérmenes de ahí. “No apliques imanes” me dijo, “las bacterias están cumpliendo un propósito dentro del proceso que estás viviendo” me dijo el Doctor y añadió: “tus dolencias del hígado pueden ser por miedo a morir de hambre o miedo a no poder mantener a tu familia”. Me fuí de espaldas (figuradamente). Tras la crisis económica efecto dominó que llegó a México por los problemas de la crisis inmobiliaria en USA, había perdido mi trabajo, y a pesar de que había logrado iniciar un negocio con el apoyo de mi esposa, mis padres y mis suegros, el negocio nomás no terminaba de arrancar en cuanto a ingresos y eso causaba mucha inestabilidad económica a mi familia. “Tengo el colesterol y triglicéridos en niveles muy altos” le dije. “Estás en fase de resolución de una pérdida de territorio, que puede ser el haber perdido tu trabajo, tu negocio, tu auto o alguna pertenencia valiosa para ti”. 2 a 0 ganando Hamer pensé.

Pero lo más revelador de todo esto, es que ambas “enfermedades” tenían una razón de ser, por lo cual dejaban de ser enfermedades y más bien se convertían en funcionamientos con un objetivo, y que facilitaban mi supervivencia ante esos conflictos que se habían presentado en mi vida: Mi hígado crece para poder absorber la mayor cantidad de nutrientes para mi organismo en caso de escases de alimentos por mi falta de recursos economicos, y mi colesterol y triglicéridos eran el “curita” que ordenó mi cerebro, tras las lastimaduras en mis arterias que sucedieron cuando me quedé sin territorio (trabajo), pues mi cerebro había ordenado que se ensancharan para poder llevar más sangre a mi corazón para poder hacer un esfuerzo mayor para recuperar mi territorio. En cuanto se resolvieran los conflictos las bacterias terminarían de eliminar el excedente de hígado y el colesterol y triglicéridos se retirarían tras la sanación completa de mis arterias.

Para no hacer la historia larga, en pocas palabras, soy testigo de que los postulados del Dr. Hamer son verdaderos y se cumplen en el 100% de los casos cuando se presentan las afecciones en las personas. Si bien es cierto que no todos generamos  un determinado conflicto biológico a partir de un mismo suceso, si es certero que ante x enfermedad, el paciente SI vivió el conflicto correspondiente.

Ahora me reconozco como un “Fan” y seguidor de la Nueva Medicina Germánica (como paciente), y cuando algún familiar o conocido me comenta de algún problema de salud, comienzo a preguntarle los sucesos vividos justo antes de la enfermedad y SIEMPRE coinciden con el tipo de incidente. OJO: Yo no diagnostico, tampoco doy consultas por que no soy médico, ni invito a que lo hagan ustedes si no son: 1-. Médicos y 2-. Expertos en Medicina Germánica, pero he podido ubicar conflictos en personas que han generado cancer de mama, diabetes, sinusitis, vitiligo, cataratas y algunas más.

Actualmente ya no me he preocupado por mis análisis de sangre, pero mi hígado aún está en proceso de sanación, pues mis ingresos económicos todavía son muy fluctuantes, pero continúo esforzándome por resolver mi situación económica para que ambos programas biológicos (anteriormente llamados enfermedades) se resuelvan.

Mi preparación mayor será para afrontar la fase de curación de mi conflicto de miedo a morir de hambre, que en el hígado se lleva a cabo por medio de la cirrosis, pero para eso me preparo alimentándome sin grasas, con proteína (pescado, pollo y carne roja muy magra) para la regeneración de tejido, ensaladas con aceite de oliva y limón, linaza y mecánicamente con compresas frías para calmar la sensación que siento en mi hígado.

¿que para qué estudio esto si no soy médico? pues para aprender a vivir.

A final de cuentas, regreso al tema original de esta publicación: Hemos iniciado varias personas, algunos médicos, y otros pacientes, este portal para dar a conocer los notables descubrimientos del Dr. Hamer, que reivindica al ser humano como una máquina biológica que no viene con defectos incluídos, sino con programas que no conocíamos anteriormente y que se llevan a cabo para ayudarnos a salir adelante. ¿de que el hombre los ha interpretado incorrectamente? si, así ha sucedido. ¿de que desgastan al cuerpo por no resolver los conflictos que se viven con rapidez? Si, por eso se tornan en riezgosos. Quizá por eso sobreviven quienes más eficazmente resuelven los problemas, tanto en la vida natural como en la “civilizada”, pero no hay que quitar el dedo del renglón en lo que respecta a que estos programas biológicos son generados para resolver los problemas enfrentados en la naturaleza. Que esto nos sirva para cuestionarnos si la vida “moderna” que llevamos es tan sana como queremos creer que es.

Ahora pues, te invito a que conozcas el material del Dr. Hamer. Además de este hay muchos otros sitios que lo presentan. Nosotros te ofrecemos ahora una serie de Seminarios en diferentes niveles, impartidos por médicos, que te permitirán, si eres médico a entrenarte en la aplicación de las 5 leyes en tu diagnóstico para tus pacientes, y si eres paciente, a prevenir y discernir sobre los conflictos que se te presentan, para que puedas tomar las riendas de tu salud, con la ayuda del diagnóstico de los médicos formados en las 5 leyes de la Nueva Medicina Germánica.