Causas del Lupus Eritematoso Sistémico – Medicina Germánica en México

Causas del Lupus Eritematoso Sistémico

Según la medicina tradicional, el lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad crónica, autoinmune y sistémica que puede afectar a  cualquier parte del cuerpo humano. Ellos consideran al LES, como prototipo de las enfermedades autoinmunes, que se caracterizan por una alteración de la respuesta inmunológica con producción de autoanticuerpos dirigidos contra antígenos celulares, cuyo resultado final es la afectación de múltiples órganos y sistemas.

 

Su etiología es desconocida. Las manifestaciones clínicas de la enfermedad son variables, desde síntomas constitucionales –fiebrecansancio, malestar general- a específicos, dependiendo de los órganos y sistemas afectados. Principalmente, se afectan la piel y las mucosas, las articulaciones, los riñones, el cerebro, las membranas serosas –pleura y pericardio-, los pulmones, el corazón, la sangre y el tracto gastrointestinal.

lupus

Los síntomas de la enfermedad suelen tratarse con antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), corticoides, antipalúdicos de síntesis, inmunosupresores y, en los últimos años, con fármacos biológicos. El LES es una enfermedad crónica, con un curso clínico heterogéneo, variando desde formas clínicas relativamente benignas hasta cuadros graves con riesgo para la vida. El pronóstico general de la enfermedad ha mejorado notablemente en las últimas décadas.

Etimología

El origen del nombre de la enfermedad no es del todo conocido. El término “lupus” significa lobo en latín, y se relaciona con la similitud entre algunas lesiones cutáneas del lupus y las lesiones producidas por la mordedura de este animal. Se considera que la primera aparición del término lupus se debe a Herbemius de Tours, a fínales del siglo X, que describe la curación de Hildricus –obispo de Lieja– en el santuario de San Martín de Tours: “…gravemente afectado por la enfermedad denominada lupus”. 

El término “eritematoso” deriva del griego “erythros” (ερυθρός), que significa rojo o enrojecido. Se atribuye a Cazenave en 1851 la introducción de la denominación “lupus eritematoso”; referido al enrojecimiento o eritema malar en forma de alas de mariposa.

El término “sistémico” se refiere a la afectación difusa o generalizada de la enfermedad -no solo cutánea-, con alteraciones en múltiples órganos o sistemas. Fue Brunsting en 1952 el primero en utilizar la denominación “lupus eritematoso diseminado”, en realidad lo denominó “lupus eritematoso diseminado (sistémico)”. Dos años después, en 1954, Harvey suprimiría diseminado, quedando “lupus eritematoso sistémico” como denominación fundamental de la enfermedad a partir de entonces.

Etiología

La causa exacta del lupus eritematoso sistémico es desconocida, aunque parece claramente multifactorial. Diversas observaciones sugieren la intervención de factoresgenéticoshormonalesinmunológicos y ambientales, que pueden influir en el sistema inmunitario y provocar del cuadro clínico del LES.

 

Sobre la causa de estos transtornos, y como es frecuente con la medicina convencional, no se conoce nada de forma concreta. Algunos han conjeturado que la infección, en especial por virus, puede dar lugar a este tipo de transtornos, pero tal hipótesis no ha podido ser confirmada.

 

En la NMG, se conoce que el LES es causado por la combinación de, al menos, 3 conflictos (DHS) que aparecen simultáneamente:

 

DHS 1

 

1) Conflicto de desvalorización de sí mismo. Este conflicto afecta los huesos y las articulaciones, dependiendo del tipo de desvalorización concreta que sienta el paciente. Esto ocasiona los dolores e inflamación articulares típicas de los pacientes con LES.

articulaciondesvalorizacion

2) Conflicto de desarraigo o de sentirse completamente solo y abandonado. Este conflicto afecta el riñón, provocando una retención de líquido y edema (inflamación) en el cuerpo, interpretadas como nefritis lúpica cuando se presenta conjuntamente con los otros conflictos que dan lugar al lupus. Este conflicto, y sus continuas recidivas, puede dar lugar a una insuficiencia renal.

tubulos colectores

 

3) Conflicto de separación. Este conflicto afecta la piel, especialmente la epidermis, dando sus principales signos y síntomas en la fase de curación, ya que es en esa fase que se produce la edematización o hinchazon de la epidermis (la cual puede verse maginificada por la presencia del conflicto de desarraigo que potencia las inflamaciones, edemas e hinchazones). Esto ocasiona las típicas erupciones cutáneas del LES.

Corteza sensorialseparacion2

 

Algunas consideraciones adicionales a tener en cuenta:

  1. Estos conflictos no excluyen la presencia de otros conflictos que se añadan al cuadro. Los conflictos añadidos provocarán alteraciones en los órganos correspondientes (ej: en los pulmones).
  2. Los conflictos no están necesariamente todos activos al mismo tiempo, sino que algunos pueden estar activos en ciertos momentos y ser solucionados en otros. Lo que es común es que el paciente activa y soluciona continuamente todos o algunos de estos conflictos, y eso irá determinando el cuadro específico que presente el paciente. En algunos casos, coincide la solución temporal de todos estos conflictos, lo que ha dado lugar a que el LES se considere como una enfermedad que cursa con periodos de remisión.
  3. conflicto pendienteLas complicaciones que algunas veces aparecen en el sistema nervioso central se debe a la edematización de los Focos de Hamer en fase de curación. Esta es también la causa de la fiebre y de los dolores de cabeza que presentan estos pacientes. En algunos casos, cuando el edema cerebral coincide con la fase activa del conflicto de desarraigo, pueden presentarse complicaciones serias porque la retención de líquido produce una edematización excesiva del Foco de Hamer, la cual puede poner en riesgo la vida del paciente durante la crisis epileptoide.
  4. tac2Aquí se incluyen entonces las llamadas manifestaciones neuropsiquiátricas del LES. Algunos pacientes experimentan también una sintomatología psiquiátrica, que es ocasionada por la combinación de conflictos (constelación esquizofrénica), o síntomas cerebrales normales durante la vagotonía que son interpretados erróneamente como alteraciones “psicológicas”, como en los casos de los llamados “transtornos del estado de ánimo” (una noción muy genérica en la que algunas veces se incluye, erróneamente, el decaimiento típico de un paciente que está en fuerte vagotonía y que presenta, por tanto, manifestaciones psicológicas secundarias).
  5.  Las alteraciones del sistema inmunitario son la consecuencia de la combinación de los conflictos antes mencionados, por lo que contituyen solo un mecanismo de acción o ejecución de la orden cerebral. Es decir, no son en sí mismo la causa última del transtorno, sino solo un fenómeno intermedio de la causa última (conflictos y orden cerebral) del LES.

Por este motivo, es que en el llamado Lupus eritematoso inducido por medicamentos, existe una sintomatología muy similar al LES (debido a que, por acción medicamentosa, se produce artificialmente una reacción de hipersensibilidad en el organismo a causa de la sustancia administrada), pero en estos casos la sintomatología del lupus desaperece cuando se suspende el medicamento que la causó. Es decir, suspendida la causa, el efecto desaparece. (Algo que no ocurre en el LES, donde al ser la causa la combinación de conflictos y la orden cerebral provenientes de los respectivos Focos de Hamer, la desaparición definitiva de los síntomas y la curación de la enfermedad solo puede lograrse con la solución definitiva de los conflictos biológicos; y no mediante la sola administración de medicamentos. Es por esto que, para la medicina convencional, “no existe cura para el lupus eritematoso sistémico y el tratamiento apunta hacia el control de los síntomas“).

 El LES, como cualquier otra enfermedad, debe ser abordada tomando en cuenta los tres niveles de psique-cerebro-órgano. Un médico que conozca la NMG, podrá ir a la causa real del transtorno y prescribir el mejor tratamiento disponible, optimizando así las probabilidades de curar la enfermedad.

 

psique 1

pensante