NMG aplicada: caso cáncer de colon – Medicina Germánica en México

NMG aplicada: caso cáncer de colon

Cáncer de colon

Cáncer de colon

Por: Andrea Flores Ivanovic.

Mi esposo experimenta el shock biológico (DHS) a finales del 2008 cuando pierde su trabajo y “enfermó” de un cáncer de colon. Empieza con pequeños sangrados en las heces el 2009 en esta etapa muy espaciados en el tiempo, los sangrados inician ese año entre los meses de marzo-abril. El 2011 empieza a sangrar de manera más abundante y frecuente y el médico proctólogo le diagnostica hemorroides, (agrego que en agosto de 2011 mi esposo encuentra un muy buen trabajo). En marzo de 2012 hace consulta nuevamente con su médico y éste le ordena practicarse una colonoscopía, porque la sangre en las deposiciones eran muy abundante. Se somete a la colonoscopía, mandan muestras al patólogo y le diagnostican un cáncer de colon, transcribo la conclusión de la colonoscopía “lesión proliferativa infiltrante rectal casi yuxta anal”. En ese momento yo tenía conocimientos muy generales de la NMG y mi esposo decide someterse al tratamiento tradicional para el cáncer que incluyó: quimioterapias y radioterapias preoperatorias realizadas en abril y mayo de 2012; la cirugía se practicó en agosto de 2012 donde le removieron 31 cm del intestino; posteriormente se somete a una quimioterapia “preventiva” que va desde septiembre de 2012 a enero de 2013. Después de terminar con la última quimioterapia mi esposo decide no someterse más a los tratamientos de la medicina oficial.

Durante el 2013 mi esposo empieza a experimentar importantes cólicos y dolores gástricos y en un ultrasonido le detectan cálculos en la vesícula, decide operarse en septiembre de 2013.

Dos semanas después de esta última operación mi esposo, empieza a experimentar dolores de cabeza muy fuertes todos los días, todo el día, diarreas contínuas y una sensación de cansancio muy fuerte y constante, pasando malas noches porque se despertaba con frecuencia. Esta etapa me parece que es el inicio de la fase Vagotónica que va desde el último trimestre del 2013, todo el 2014, experimentando el punto más bajo en noviembre y diciembre de 2014, donde la debilidad, los dolores de cabeza eran realmente fuertes y las deposiciones totalmente líquidas, este último aspecto provocaba en palabras de mi esposo “mucha frustración”. En este tiempo se lo trata con homeopatía que disminuye un poco los síntomas pero el ciclo de debilidad y dolor se mantiene.

Este cuadro se mantiene hasta junio de 2015, cuando le hacen una sesión de ventosas chinas donde la médica que le practica las mismas, se queda impresionada por la cantidad de desechos que extrae. A partir de ahí los dolores de cabeza disminuyen de manera importante, sin embargo las diarreas continúan. A finales de 2015 la sensación de cansancio desaparece y la frecuencia con que hacía diarreas se va ampliando. A mediados de 2016 específicamente en junio, las diarreas cesan, la sensación de cansancio y los dolores de cabeza también. Hoy mi esposo come de todo, hace ciclismo -lo practicaba desde que era muy joven- y no toma ningún medicamento. Llegar a la Normotonía nos tomó casi tres años, muy duros, y a momentos perdiendo la fe…pero gracias a la NMG lo logramos. Las certezas que me quedan de este proceso es que nuestra biología siempre tiende hacia la vida, sus tiempos no son los tiempos del hombre moderno, y nuestro organismo SIEMPRE va a tender a curarse, solamente se necesita una plena conciencia y certeza de esto.

Cuando mi esposo se trató el cáncer con tratamientos de la medicina oficial, yo tenía conocimientos muy generales de la NMG, una vez que él decide ya no tratarse con la medicina alopática y luego que le sacan la vesícula, empieza la fase Vagotónica, es decir lo que la quimioterapia hace en el caso de mi marido y lo he visto en otros casos, es llevarlo a Simpaticotonía, es decir retrocedemos. A partir de la resolución de mi marido de alejarse y no someterse a los tratamientos de la medicina oficial, es cuando empiezo a estudiar de manera más sistemática la NMG para así poder acompañarlo en el proceso. Los dolores de cabeza fueron otro síntoma que confirmaron que el Foco de Hamer (FH) seguía activo y estaba en proceso de compresión, lo mismo en el tema del cansancio, el organismo estaba concentrado en recuperarse y regenerarse. Otro elemento que me parece importante aclarar es que todos los tratamientos posteriores a esta resolución de mi marido de no tratarse con la medicina tradicional, se buscaron bajo la premisa de que éstos no intervengan con el proceso biológico de curación (SBS) por el que estaba atravesando, acudimos sobretodo a homeopatía y las ventosas chinas (como terapia de desintoxicación y depuración del organismo, que confirma lo que Hamer comprueba, que la quimio es un método de envenenamiento sistemático del organismo). Evidentemente el conflicto se resuelve cuando mi marido encuentra un muy buen trabajo, pero como bien sabemos todos los síntomas de curación de un conflicto biológico en la NMG son interpretados en la medicina oficial como síntomas de una enfermedad que hay que exterminar. Quisiera decirles lo siguiente: la NMG no es una fe, ni una religión en la que hay que ver “casos milagrosos” de curación para “creer” en ella, esta es una ciencia que se cumple creas o no creas en ella. Les sugiero, por que así ha funcionado para mí, que empiecen a observar casos en sus familias, en ustedes, y es a partir de esa lectura de esos procesos biológicos, que comprobarán que la NMG es LA ciencia médica más exacta disponible.