Clasificación de los tumores en la NMG – Medicina Germánica en México

Clasificación de los tumores en la NMG

Presentamos este extracto de un libro del Dr. Hamer publicado en el grupo “Ciencia Curativa Germánica” por Ricardo Soto Colpiante y con notas adicionales del Dr. Eduardo Castellanos Cervera.

En sus investigaciones sobre el origen del cáncer, el Dr. Hamer descubre y organiza una clasificación de tumores basándose en el origen embriológico del tejido que los genera, de manera que se puede determinar su capa germinal, su comportamiento en cada fase del programa biológico (CA o PCL), tipo de conflicto que lo afecta y sentido biológico del mismo, según la hoja embrionaria, sin importar en qué órgano se presenta. Lo transcribimos a continuación:

“Durante años he estado equivocado en la hipotética ausencia de sistematización morfológica e histológica de los tumores, inflamaciones, carcinomas, sarcomas, seminomas, corioepiteliomas o gliomas junto con todo aquello que la medicina oficial reconoce como metástasis.

Por fin creo haber encontrado una clasificación que probablemente se utilizará durante decenas de años de manera más o menos modificada.

¡Esta clasificación se basa en la ontogénesis o embriología!

Si ordenamos los diferentes tumores según la ontogénesis o mejor dicho según los criterios de las diferentes “hojas embriológicas”, todo se coloca de repente en su sitio de manera natural.

Si es verdad que el cerebro del ser humano y del animal es la computadora que se ha ido formando a lo largo de millones de años, entonces, por lógica, los órganos del cuerpo que están “conectados” filogenéticamente deben “residir” cerca en la computadora cerebral.

Los embriólogos dividen el desarrollo embriológico generalmente en las tres llamadas “hojas embrionarias”: el endoderno u “hoja embrionaria interna”, el mesodermo u “hoja embrionaria media” y el ectodermo u “hoja embrionaria externa”. La mayoría de nuestros órganos proceden de una sola de estas hojas, como por ejemplo: el tubo estómago-intestino (sin recto y sin los 2/3 superiores del esófago, la curvatura menor del estómago, vías biliares hepáticas, vesícula, vías pancreáticas y las células insulares del páncreas), lo hace del endodermo, es decir, de la hoja embrionaria interna.

Pero dado que el intestino también tiene vasos sanguíneos y éstos pertenecen a la hoja embrionaria media, se dice que el intestino también tiene “partes mesodérmicas”. Y dado que el intestino también tiene “plexo nervioso”, el denominado “sistema vegetativo” es lógico que también tenga partes ectodérmicas.

Pero cuando se dice por ejemplo que un órgano es de origen endodérmico, entonces no se hace referencia a estas partes mesodérmicas (vasos) ni a las ectodérmicas (nervios) puesto que estos componentes están en todos los órganos.

Pero también hay órganos que se estructuran funcionalmente de varias partes de diferentes hojas embrionarias. A ellos pertenecen: la zona de la cabeza junto con la zona cardiaca, el estómago, el hígado, el páncreas, el duodeno así como las zonas vésico-vagino-anal inclusive la pelvis renal. Algunos de estos órganos que se unieron funcionalmente a posteriori, y que actualmente estamos acostumbrados a verlos como un solo órgano, tienen sus centros relé muchas veces en distintas partes del cerebro.

Ejemplo: El útero se compone realmente de dos órganos: el orificio y el cuello uterino por un lado y por el otro el cuerpo del útero y las trompas de falopio. Estos dos órganos, distintos aparentemente, se han desarrollado en un solo órgano el “útero”: pero con respecto a sus mucosas proceden de diferentes hojas embrionarias y sus centros-relés se sitúan en zonas totalmente diferentes en el cerebro: orificio y cuello uterino en la zona periinsular izquierda, y la mucosa del cuerpo uterino en el puente del tronco cerebral.

Por lo tanto, las formaciones histológicas son completamente diferentes: orificio y cuello uterino tienen epitelio pavimentos, el cuerpo del útero tiene epitelio adenoide (epitelio cilíndrico).

Naturalmente se junta aquí también la musculatura mesodérmica del útero y ésta tiene su relé en el mesencéfalo (tronco).

Es por ello que, al principio, me costaba tanto encontrar las relaciones.
Así, inversamente, órganos que en el cuerpo se encuentran muy alejados unos de otros, tienen sus relés cerebrales casi siempre muy próximos, el epitelio pavimentoso del recto, de la vagina, de las venas coronarias y de la laringe son vecinos en la zona periinsular izquierda, al igual que el epitelio pavimentoso intrabronquial, el epitelio de la íntima coronaria y el epitelio de la vejiga son vecinos en la zona periinsular derecha del cerebro.

Si no hubiera comparado una y otra vez las zonas cerebrales, por ejemplo, el “homunculus” (véase dibujo), formaciones histológicas y resultados de las investigaciones embriológicas de otros tratados con mis TACs cerebrales, junto con el historial clínico, seguro que hoy todavía estaría rompiéndome la cabeza, dado que en casi todos los tratados de embriología hay hechos malinterpretados, incluso falsos, debido a que nadie jamás sospechaba una interrelación.

Ahora por ejemplo sé que todas las zonas mucosas con revestimiento de epitelio liso se corresponden y su procedencia es ectodérmica, y por consiguiente, también están emparejadas en el cerebro. Esto quiere decir que órganos tan diferentes como la mucosa bucal, la mucosa bronquial, la mucosa laríngea y la mucosa de los derivados branquiales, la íntima de las arterias coronarias, la íntima de venas coronarias, la mucosa del recto, la mucosa del orificio y del cuello uterino, se encuentran próximos. Todos ellos tienen su relé en el área periinsular derecha e izquierda, todos tienen como conflictos correspondientes, conflictos sexuales, conflictos de territorio o conflictos de demarcación de territorio.”

Dr. Ryke Geerd Hamer.

Identificación de capas germinales del útero
image-2202

Identificación de capas germinales del útero

Notas

A estos hallazgos descritos por el Dr. Hamer en este texto habría que considerar la presencia de tejido endodérmico en el cuello uterino, que forma el epitelio que va de la zona de transición escamo-columnar, que se encuentra en la zona alrededor del orificio externo del cuello uterino, hasta la unión con el endometrio. O sea que el cuello uterino está constituido por tejido columnar cilíndrico de tipo glandular y por epitelio escamoso estratificado plano. Además el cuello uterino posee músculo estriado, que es el que permite la dilatación del cuello durante el trabajo de parto para permitir la expulsión del bebé. En la imagen este músculo aparece de color naranja y corresponde al mesodermo nuevo.

Unión del cuello uterino endodérmico y ectodérmico.Unión del cuello uterino endodérmico y ectodérmico.

El conflicto que genera el pólipo es el de una mujer que tiene relaciones sexuales con un hombre de mala reputación, generalmente con un mujeriego. El foco de Hamer se encuentra en el tronco cerebral y su sitio exacto de localización falta por definir. En la fase activa se forman pólipos cervicales o adenocarcinoma cervical. En la fase de curación se caseifica el adenocarcinoma y se forma leucorrea (flujo vaginal) de color verde-amarillento de mal olor.

La evidencia histológica de la existencia del tejido endocervical es contundente y es imposible de negar.

P' class=
image-2203

Pólipo cervical

Ese dato lo obtuve de Marco Pfister en un seminario que impartió en el pueblo mágico de Tepoztlán, México en febrero de 2015 cuando le hice ver que no estaba contemplado el endocérvix en la imagen que aparece más arriba. Yo he corroborado ese conflicto en pacientes que he visto en mi práctica profesional. Marco Pfister es un investigador serio de la NMG.

Para agregar este nuevo conflicto en las tablas de la Nueva Medicina Germánica necesitan recopilar decenas de casos y eso lleva tiempo, pero es posible realizarlo. Otro caso pendiente similar es que la vesícula biliar es un órgano eminentemente endodérmico e insignificantemente ectodérmico, pero eso es harina de otro costal.

Notas por: Dr. Eduardo Castellanos Cervera.